Ayuntamiento España /Expatriados » Cómo acceder a la cobertura sanitaria española

Cómo acceder a la cobertura sanitaria española

Cobertura Sanitaria España

La cobertura sanitaria en España es gratuita y universal. Está regulada a partir de la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social.

El objetivo de esta legislación es asegurar que tanto españoles como extranjeros tengan los mismos derechos para recibir atención médica.

Sin embargo, como extranjero deberás cumplir una serie de condiciones para poder disfrutar de ella como si fueras un español más.

En el siguiente artículo te contamos lo que tienes que saber para acceder a la cobertura sanitaria en España y otras opciones que pueden ser de tu interés.


Cómo funciona la Seguridad Social para extranjeros

Con la nueva normativa, cualquier extranjero puede acudir a un centro hospitalario en el caso de sufrir algún tipo de problema de salud. De esta forma, como inmigrante tienes acceso a la sanidad dispongas de un permiso de residencia legal o no. Antes de dicha reforma, las personas que venían de otros países y no disponían de la documentación correspondiente no tenían acceso al sistema sanitario público.

De la normativa previa, la única excepción eran las mujeres embarazadas, los menores, así como los adultos que tenían problemas graves de salud. Sin embargo, muchas comunidades autónomas decidieron crear sus propios mecanismos para poder atender a todos los inmigrantes irregulares.

Con esta nueva legislación, el acceso a la sanidad pública se desvincula completamente de la cotización a la Seguridad Social. Esto significa que no necesitas ser titular de una tarjeta sanitaria válida, ni estar empadronado en ningún lugar para beneficiarte de este tipo de servicio. Esto no solo beneficia a los extranjeros sino también a los españoles que nunca hayan trabajado.


Asistencia sanitaria para extranjeros

Si eres extranjero uno de los requisitos que deberás cumplir es haber acreditado la residencia en España por más de 90 días. De esta forma, la Seguridad Social se asegura que no cuentas con tu propia cobertura médica en tu país de origen, y estás llevando a cabo un uso indebido del servicio.

A pesar de la aplicación de los requisitos, los inmigrantes sin papeles deben contar con un certificado por parte de los servicios sociales que asegure que no cuentan con los recursos mínimos. Respecto a la compra de posibles medicamentos con receta que puedan necesitar, este colectivo deberá pagar lo mismo que los españoles que cobren menos de 18 000 euros anuales. Esto son el 40 % del precio del medicamento en la farmacia.

Por otro lado, la normativa establecida en materia sanitaria también regula el trasplante de órganos. Para evitar el posible turismo sanitario hay que realizar unos trámites preestablecidos por ley. Para poder entrar en lista de espera para este tipo de operaciones como extranjero deberás llevar a cabo diferentes procedimientos administrativos, que acrediten una residencia mínima de más de dos años.

Cómo acceder a la cobertura en la Seguridad Social

En el caso de que residas en España de forma regular es importante que atiendas a los requisitos que exige cada comunidad autónoma para poder acceder a la cobertura sanitaria. Por ello, los requisitos que deberás cumplir para poder disfrutar de todos los beneficios de la Seguridad Social son los siguientes:


  • • Estar afiliado en régimen de alta, o en una situación asimilada a la de alta.

  • • Todos los jubilados o pensionistas que estén percibiendo una pensión de este tipo.

  • • Todas las personas que estén percibiendo una prestación o subsidio por desempleo.

  • • Todas las personas que se suscriban en un convenio especial.

  • • Todos los menores tutelados por parte de la Administración y residan en un centro de menores.

Si cumples estos requisitos también podrás tramitar la tarjeta sanitaria europea que te garantiza atención médica en cualquiera de los países de la Unión Europea. Deberás solicitarla en el INSS. Posteriormente, te llegará por correo a tu domicilio en un plazo aproximado de 10 días.

Además, de todos estos casos, también tendrán acceso a la Seguridad Social el cónyuge o una persona con la que mantengas una relación de afectividad. Todos los descendientes que sean menores de 26 años, o que tengan una discapacidad superior al 65%. En algunos casos, también puede entrar el excónyuge que tenga derecho a una pensión compensatoria.

Por otro lado, será necesario que no percibas una renta que sea superior al doble del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), y no tener acceso a este tipo de prestación por una modalidad distinta.

Otras opciones posibles

Como extranjero, sí existen algunas excepciones por las cuales pueden denegarte la cobertura sanitaria pública en España. Una vez hayas agotado el subsidio por desempleo, siempre que no dispongas de un informe que acredite que no cuentas con los recursos mínimos para subsistir. Por otro lado, no debes haberte ausentado del país por más de 90 días.

En otros casos, debes tener en cuenta que la competencia sanitaria en España es de las comunidades autónomas. Por este motivo, si te encuentras fuera de la comunidad en la que resides puedes tener problemas para que te atiendan. En caso de urgencia, siempre te atenderán, pero para consulta puedes tener dificultades. Tienes que haber solicitado una tarjeta de desplazado previamente, aunque no en todos los casos te la van a conceder.


Cobertura privada

No obstante, en el caso de que no obtengas asistencia sanitaria pública siempre puedes recurrir a opciones privadas. Existen muchas aseguradoras que te ofrecen seguros de viaje por un tiempo máximo de tres meses, o bien un seguro de salud privado. De esta forma, podrás ir a un médico de calidad siempre que lo desees, ya sea en España o incluso en el extranjero. Además, te evitarás las largas listas de espera para intervenciones quirúrgicas en los hospitales públicos.


Para concluir

Tener una cobertura sanitaria en España a través de la Seguridad Social es relativamente sencillo siempre que estés cotizando o cumplas algunos criterios descritos anteriormente. En el caso de quedarte fuera del sistema siempre te atenderán en caso de urgencia médica, o bien puedes optar por contratar diversas opciones privadas.