Ayuntamiento España /Expatriados » ¿Cómo encontrar vivienda a buen precio en España?

¿Cómo encontrar vivienda a buen precio en España?

Vivienda en España

Encontrar vivienda en España puede resultar una tarea ardua y poco gratificante si no conoces la situación inmobiliaria del país. Aun así, comprar un piso en el estado español tiene muchos alicientes.

Por eso, en el artículo de hoy os vamos a explicar con todo detalle todos los procesos administrativos necesarios para hacer esta idea realidad. Os daremos algunos datos prácticos sobre la realidad inmobiliaria de la Península Ibérica y contaremos qué nos conviene más a la hora de adquirir un inmueble en España.


La situación de la vivienda en España

Cuando estalló la pandemia del coronavirus, y tras largas semanas de confinamiento domiciliario y sucesivas restricciones, los expertos vaticinaron una fuerte caída en los precios de la vivienda, tanto en alquiler como en la compra de pisos. Esta hipótesis no carecía de lógica y, sin embargo, la tan esperada bajada de precios no se ha producido. Quienes estaban aguardando el desplome del valor de los inmuebles se han encontrado con la sorpresa de tener que seguir esperando.

La caída en los precios se esperaba, sobre todo, en el mercado del alquiler y de la compra-venta de pisos de segunda mano. Con el retroceso en el sector turístico, muchos analistas pensaron que este tipo de apartamentos entrarían de lleno en la oferta de vivienda habitual, suavizando los elevados precios que no han dejado de subir en los últimos años.

La subida de los precios contrasta con una bajada importante en la venta de pisos y en la concesión de hipotecas. A pesar de haberse desplomado las operaciones de compra-venta, no parece observarse bajada alguna en los precios, más bien al contrario.


Un pequeño cambio de paradigma al comprar un piso

Lo cierto es que se está produciendo cierto cambio en el paradigma de la vivienda. Antes de la explosión de la pandemia, los españoles consideraban su vivienda como un lugar en el que dormir y pasar pocas horas al día. Por eso, una gran cantidad de personas no daba importancia al hecho de tener una terraza, vistas al exterior o espacios amplios donde poder disfrutar del hogar.

Tras el confinamiento domiciliario de marzo del 2020, la visión de la propia vivienda se transformó de manera radical. Los apartamentos pequeños, con poca ventilación o con escasez de iluminación natural, han pasado a un segundo plano, y las personas buscan espacios más amables en los que habitar.

De la misma forma, muchos españoles decidieron abandonar las grandes ciudades en favor de las zonas rurales. La flexibilidad aportada por el teletrabajo y otros cambios surgidos a raíz de la COVID-19 han producido un significativo aumento en los empadronamientos en zonas campestres.

Aun así, hablamos de pequeño cambio, ya que no se ha producido un éxodo masivo hacia lo rural, y las zonas que más han aumentado su población son aquellas que, a pesar de estar en áreas más naturales, se encuentran cerca de las grandes ciudades. Así ha ocurrido, por ejemplo, en diferentes pueblos de la costa del Maresme, en Barcelona.


Diferencias de precios entre las ciudades españolas

El precio, a la hora de comprar un piso en España, varía mucho dependiendo de la zona. A continuación, vamos a observar y analizar cuáles son las ciudades más caras y dónde se puede comprar una vivienda barata en el territorio español. Por supuesto, existen algunas diferencias si nos fijamos en la evolución de los precios de compra con respecto a los alquileres.


• ¿Dónde es más caro comprar un piso?

Si hablamos de comunidades autónomas, las más caras son, y siguen siendo, Madrid, Baleares y Cataluña, seguidas muy de cerca por el País Vasco.

En el otro extremo, nos encontramos con lugares como Extremadura, Castilla la Mancha o Galicia, que tienen el precio medio más barato de España para comprar una vivienda.

Las ciudades se mantienen en lo más alto de la pirámide inmobiliaria. Madrid, Barcelona y San Sebastián siguen teniendo el precio más elevado. La cuantía media por metro cuadrado en estas ciudades supera los 4000 € y, dependiendo del barrio o la zona, puede alcanzar o superar fácilmente los 6000 € / m2.


• ¿Cuáles son las ciudades más baratas para comprar un piso?

Como hemos podido ver a lo largo de todo este artículo, encontrar vivienda en España puede suponer un desembolso económico muy importante. Sin embargo, todavía existen zonas con precios asequibles en las que se puede comprar un piso sin dejarse la vida en ello.

Las tres ciudades más baratas para hacerse con una vivienda y vivir son Palencia, Melilla y Lugo, seguidas de cerca por Teruel, Úbeda, Ávila o Tarragona.

Algo a tener en cuenta, además del precio de la propia vivienda, es el coste de la vida en estas ciudades. Si cuentas, por ejemplo, con un sueldo de 1500 €, tendrás que hacer virguerías para poder vivir en lugares como Madrid o Barcelona. El alto precio de los servicios, así como de los productos, hace que el monto que no destinamos a la vivienda (no sobrará mucho) no cunda lo suficiente para poder tener una calidad de vida aceptable.

Por eso, comprar una vivienda en una ciudad barata es una opción más que atractiva para poder emprender una vida sin las preocupaciones habituales de no llegar a fin de mes.

Con el Euríbor asentado en mínimos históricos, los precios de las hipotecas en las ciudades más baratas de España se convierten en un atractivo nada desdeñable.

Así que, si estás pensando iniciar procesos administrativos para encontrar una vivienda en España, no dejes de visitar lugares como Cáceres, donde puedes encontrar pisos por 25 000 € o Tarragona, por 18 000 €. Aprovecha la oportunidad de comprar un piso en ciudades que cuenten con todos los servicios, y que puedan cubrir por completo tus necesidades, a precios que te permitirán mantener un nivel y calidad de vida bastante bueno.


Para concluir

Aunque parecía imposible, ya has visto que se puede encontrar vivienda en España a precios razonables. ¿Has decidido ya en qué zona te gustaría vivir? Tanto si eres de mar como si eres de montaña, hay un piso esperándote.