Ayuntamiento España /Nacionalidad » ¿Cómo obtener la nacionalidad española?

¿Cómo obtener la nacionalidad española?

Nacionalidad española

Para muchos extranjeros, el hecho de nacionalizarse español puede llegar a ser una opción muy interesante, en especial por las ventajas que, de cara a la administración española y europea, esta circunstancia puede conllevar.

Es muy probable que este sea tu caso y, por este motivo, a lo largo del presente artículo vamos a tratar de mostrarte quién puede llegar a conseguir la nacionalidad española, cómo puedes mantener la doble nacionalidad y, sobre todo, cuál es el procedimiento para llevarlo a cabo.


Requisitos para conseguir la nacionalidad española

Partimos de la idea de que, en esencia, existen dos tipos de españoles (aunque de cara a la ley ambos sean perfectamente equiparables a todos los efectos). Por un lado están los españoles de origen (los nacidos de padre o madre españoles y los nacidos en territorio español, fundamentalmente) y, por otro, los españoles que han adquirido su nacionalidad tras haber tenido previamente una distinta. Evidentemente, de esos dos casos, nosotros vamos a centrarnos en los segundos, en los españoles que no lo son de origen.

Dicho esto, para comprender en profundidad quién puede nacionalizarse español, hay que partir del conocimiento de los métodos de obtención de la nacionalidad:


• Nacionalidad por posesión de estado

Pueden adquirir la nacionalidad española todas aquellas personas que han creído ser españoles (y han actuado como tal) durante un largo período de tiempo porque estaban escritos en el Registro Civil, pero que, al final, han descubierto que la inscripción en cuestión era nula y, por lo tanto, no era efectiva.

En estos casos se entiende que, si esta actuación se ha extendido durante un mínimo de 10 años, la nacionalidad española se adquiere automáticamente y de forma oficial. Se trata de un procedimiento que, aunque es posible, resulta muy raro, por lo que apenas se dan casos.


• Nacionalidad por opción

Se trata del derecho que da la legislación española a determinados colectivos. Así, la gente que pertenece a ellos cuenta con la opción de decidir si desea adquirir la nacionalidad española, o bien mantener la que tenían previamente. Estos colectivos son:

  • - Los que, por adopción, han estado sometidos a la patria potestad de un español. Se incluye a los adoptados con más de 18 años.

  • - Los que, sin saber que eran hijos de españoles, lo descubren cuando ya son mayores de edad.


• Nacionalidad por residencia

Esta es una forma para adquirir la nacionalidad española de la que todo el mundo puede participar, siempre y cuando se trate de personas que hayan residido en España legal y continuadamente durante los siguientes plazos:

  • - Diez años: Plazo aplicable por defecto a todo el mundo.

  • - Cinco años: Plazo aplicable a los refugiados.

  • - Dos años: Plazo aplicable a los de nacionalidad iberoamericana, andorrana, filipina, guineana, portuguesa, y para los judíos sefardíes.

  • - Un año: Plazo aplicable a los nacidos en territorio español, pero que no eran españoles; a los que podrían haber adquirido la nacionalidad por opción, pero se les pasó el plazo; los que hayan estado bajo tutela o acogimiento de un español durante al menos dos años seguidos; los que se hayan casado con un español, y el nacido de abuelo o abuela originariamente españoles.


• Nacionalidad por carta de naturaleza

Pueden adquirir nacionalidad por carta de naturaleza todas las personas del planeta. Consiste en recibir ese derecho por otorgamiento directo del Gobierno por Real Decreto. Suele ocurrir con deportistas o artistas de renombre que desean ser españoles.


Como puedes observar, ante la pregunta de quién puede nacionalizarse español, la respuesta es: todo el mundo. Sin embargo, los requisitos y caminos son diferentes en función de quién se trate. Solo un grupo muy reducido puede adquirirla por posesión de estado, así como por opción. Por residencia puede todo el mundo, pero los plazos de residencia legal cambian dependiendo de diversos aspectos. Y por carta de naturaleza también puede adquirirla todo el mundo, pero suele aplicarse a personalidades reconocidas. Además, España siempre permite mantener la doble nacionalidad.


Proceso de adquisición de la nacionalidad española

Una vez ya sabes de qué manera podrías adquirir la nacionalidad española sin ser español de origen, y quién más puede hacerlo, es hora de atender a los procedimientos administrativos que hay que seguir si se cumplen los requisitos. Por ser la forma más común de adquirir la nacionalidad y pasar a ser español, vamos a centrar la atención en el caso de la adquisición por residencia legal.

Así, debes probar la residencia por tenencia de NIE durante el plazo estipulado, así como la presentación de:

  • - Solicitud de nacionalidad española por residencia legal, la cual puede encontrarse y cumplimentarse aquí.

  • - Pasaporte.

  • - Copia certificada del acta de nacimiento.

  • - Certificado de antecedentes penales y no penales.

  • - Certificado de empadronamiento.

  • - Certificado del pago de la tasa (100 euros).

  • - Diploma del Instituto Cervantes sobre conocimientos constitucionales y socioculturales.

  • - Título mínimo de español nivel A2 (salvo que se provenga de un país de habla hispana).

  • - Para los casos especiales, documentación que pruebe el matrimonio, condición de refugiado, certificado de haber estado bajo tutela de un español o prueba de ser descendiente de abuelo español.


El pago de la tasa se lleva a cabo mediante la cumplimentación del Formulario 790-026. Por otro lado el diploma del Instituto Cervantes puede obtenerse tal y como se indica aquí.

Todos estos trámites se han de llevar a cabo en el Registro Civil más cercano al domicilio en el que se resida legalmente, si bien es cierto que se puede realizar de manera electrónica.


En conclusión...

Ya has podido comprobar que, para nacionalizarse español, es preciso cumplir determinados requisitos previos y, además, seguir los procedimientos administrativos específicamente pensados para ello.

Si estos dos elementos se completan tal y como exige la legislación civil española, conseguir la nacionalidad será cuestión de tiempo. En todo caso, frente a la más que evidente complejidad que los procedimientos de este tipo pueden suponer para el ciudadano de a pie, te recomendamos que, si lo crees necesario, acudas a profesionales con experiencia en la materia para que puedan recomendarte la mejor manera de obtener tus objetivos.